Arquitectura

La arquitectura del Instituto Buck es tan distintiva como su ciencia

El arquitecto de fama mundial I.M. Pei se interesó tanto en la misión del Instituto que presentó una propuesta no solicitada para diseñar las instalaciones de este centro de investigación. Siguiendo los parámetros del fundador, el arquitecto diseñó un espacio meditativo e inspirador que fomenta la interacción creativa entre los científicos y la armonía con el paisaje del Condado de Marin.

Los visitantes que participan en las giras – dirigidos por docentes – tendrán la oportunidad de apreciar el uso patentado por parte de Pei de varios elementos geométricos y escaleras flotantes, destacados en los edificios administrativos y de investigación. El atrio del Instituto está acentuado por un tragaluz de 23 metros de altura similar a la pirámide del Museo del Louvre en Paris, otro diseño de I.M. Pei. Árboles de olivo sin fruto de interior, otro elemento favorito de Pei, también se destacan en el atrio.

La estructura del edificio está compuesta por concreto y estructuras de acero. Alrededor de 50,000 bloques de piedra caliza "travertina" se utilizaron para decorar las paredes exteriores del Instituto y demarcar el espacio ocupado por el atrio. El mármol “travertina” y pisos de piedra “terrazzo” fueron escogidos por su belleza, durabilidad y fácil mantenimiento. Ventanas de piso a techo en el atrio de ambos edificios ofrecen vistas panorámicas de los alrededores. Los jardines  complementan los robles, laureles y árboles de chaparral existentes. La mayor parte de la propiedad se mantiene como un espacio abierto. El Instituto comparte la propiedad con pavos salvajes, venados, y pumas.

Share:
Change text size:
smaller

default

bigger